28.5.07

quebrada

Una bola de nostalgia entre las calles de adobe.
Vuelve a los lugares que no son mios pero que camino de memoria. Con mis hermanos en otra ocasión.
Hermanos a los que veo como hologramas en las estaciones de micro.
En el sector verde donde descanzaron las casas de piel y estacas. Donde dejamos nuestra Van celeste y rejuntamos el fondo del táper.

La selda del tano.
La guitarra rota, coco.

Y la vida en cybers. Con tu cuerpo y un oceáno de por medio.
¿Te acordás, mi amor?

Entrar una y otra vez y ver el buzón vacío mientras el carnaval, mientras toda la gente alrededor, mientras me sentía tan solo.
Tan solo y enamorado del dolor.

Y ayer, luego del acto. Luego de la luz y el rimel.
El sueño. Vos de nuevo.

Y una ruta adelante al despertar.

Para volver al lugar. Donde enloquecí de amor.
Donde palpé ese oceáno que se hoy se secó.

Pero dejó una fina línea de agua y esperanza.
Entre las calles de adobe, y nostalgia.

3 comments:

Álvarez Gómez said...

Duro Goma, duro.

Lau said...

qué corazón tan lindo tiene Goma... es perfecto para un día de invierno como hoy... !

PD: me encantaría recitarle de memoria uno de mis sonetos medicinales preferidos de Almafuerte, por su real efecto curativo, pero creo que con decirle que "es entrando en todo como voy saliendo de todo", alcanza.

salutes otoñales Goma! y adelante!

Rose said...

Qué duro, no? En fin, conseguir que un océano se seque es más que bastante.