22.5.07

Galería

Asociación Civil Caja de Goma está lista. Anoche comprendió por fin el secreto de la vida eterna.

Compramos el cemento fresco, la cartulina de oro y la estrella de mármol para darle la bienvenida a nuestra eximia "galería de héroes y herejes de goma" a un nuevo miembro.

Ésta persona, cuya identidad revelaremos al finalizar el texto para evitar el obvio fastidio de la gente de bien que consume las pequeñeces de goma, ha construido su carrera de una manera poco explicable, poco entendible. Vertiginosa y mágicamente.

Queremos recordarles que ya han pasado por esta galería el señor Tom Waits (ídolo total), James Brown (que en paz descanse) y el Pampa Biaggio (entre otros enormes artístas y no tanto como Stevie Wonder, Saddam Husseim).

Cuando, en un rapto de lucidez canabica, llegué a la loca conclusión de que la política no es un instrumento de cambio sino que es el método de conservación por excelencia (tema que profundizaremos en un instante de mayor compromiso social) , inmediatamente ví su cara reflejada en el televisor.

Este hombre se inventó a sí mismo. Alegró las nochies de miles y miles de argentinos durante años y años. A puro grito, a puro corazón.
Forjó un imperio de oro y grasa. Volteó presidentes, robó de aquí y de allá, invirtió dinero en productos de enorme calidad para la media nacional.

Y con solo un secreto: él mismo y su cara de nabo.

Tal vez haya gente que lo deteste porque le vende mierda a la gente, o porque hace un uso irresponsable de su poder.

Ok. Ambas cosas son ciertas en algún punto.
Pero la televisión es eso: detener el cerebro. Ponerlo en punto muerto y dejarse descanzar.

Señoras y señores, con ustedes, el cabezón.

Marcelo Tinelli. Un grande.

Ahí parado, sin ser sexy, sin demostrar una inusual inteligencia (que por otro lado creo que disimula, nadie llega hasta ahí sin ser extremadamente astuto), ofreciéndonos la nada misma (ese fiel reflejo de la sociedad contemporánea), gritando una y otra vez, comiendo alfajores de un tirón (como tanto les gusta hacer al croata y al tano, pero con un pancho).
----------------------
Alegrándo a ese obrero.
Que ha trabajado desde muy temprano.
Y acaba de llegar a casa.

Saluda a su mujer.
"hola gorda, como te extrañé hoy... que ricos los buñuelos que me llevé en ese taper"
"hola mi amor, acá te preparé la cena... debes estar muerto..."
"si, estoy fusilado, ¿están los chicos?"
"juli se fué. no sé dónde está... espero que no ande en la mierda esa... fumando lata...

Se miran en silencio. Se abrazan.

"romina duerme, hizo la tarea y se fue a dormir... son casi las 22"

La gorda llora en silencio para no complicar más la vida de Homero, el obrero. De espaldas, mientras seca ese par de milangas de pollo que tan de moda están en estos días.

Homero permanece en silencio.

En la tele está Osvaldo Quiroga. Defenestrándo a un pobre artísta que escribió su primera novela.
Homero mira y piensa para sus adentros si Quiroga alguna vez escribió un libro en su vida. Y si de haberlo hecho sería el policía del arte en televisión.

"No te preocupes amor, mañana llamo al 102 y vemos si lo podemos internar al pibe..."

Ella se seca las lágrimas y le sonríe mientras le acerca el Termidor y las milangas.

"Ponelo al cabezón"
Dicen al unísono.
---------------
Lo mismo sucede en San Isidro.
Cuando el dueño de la fábrica llega a casa y se da cuenta que Pablo Martín no está.
Cuando su empleada le cuenta que llegó como loco, duro de nuevo.
Manejando el Ford Ka todo chocado.

Que se llevó la impresora de Yanina.
Que tuvo un enfrentamiento con la mujer del dueño de la fábrica.
Que ésta no para de beber whisky desde ese momento. Ya van tres horas.

Él abre las dos puertas que dan al cuarto de tele.
Se saca los zapatos y se hunde en su sillón nuevo. Pone al cabezón.

Y se distrae viendo a Rocío Girao Díaz moviéndo ese tremendo culo.
---------------------------------

Marcelo Hugo, Caja de Goma te saluda por todo lo que haces por nuestra comunidad.

2 comments:

Lau said...

yo creo que Quiroga nunca escribió un libro... y que su ex mujer nunca supo lo que es la poesía...

salutes otoñales Goma!

Rose said...

A este lado del Atlántico, el cabezón este ni es famoso ni se le ve en la tele. De todas formas me imagino el tipo de programa que hace, y lo imagino igual que los que se hacen aquí del mismo estilo.
Comer mierda nunca es bueno, aunque uno tenga apatía por cocinar.
La televisión es un medio de transmisión de cultura e incultura. Es un medio muy poderoso que hay que usar con cuidado y desde la responsabilidad. Es evidente que si se emiten muchos programas culturales, la gente verá programas culturales, aunque le supongan mayor esfuerzo que la pura mierda. Pero si se emite mierda, que es fácil de ver (que no mirar), se ve mierda, las productoras justifican hacer más mierda porque es lo que la gente quiere, y así sigue el pez que se muerde la cola.
Por suerte hay programas minoritario, interesantes, que nadie ve, ni siquiera yo, donde se sigue utilizando la televisió como cultura- aunque sea de masas- y no se usa como un mero circo en pequeñito, que cabe en el salón de la casa.

Saludos primaverales, Goma!