6.4.07

Catastrofes Naturales- capítulo I

La lluvia tapó las calles de agua. Cada cuadrante de cada reloj de cada cruce de avenidas, mojado.
Fallaron las centrales eléctricas. Con ellas la telefónica y las estaciones de combustible.

Ahora, sin tiempo ni energía, la especie se sentía descolocada. Había perdido esas nociones superfluas que la contactaban con sus costumbres.

Sólo quedaba la ciudad inerte. Los restos de la civilización.
Pasillos de asfalto abandonado.

De ciencia, nada. Ni un fármaco sano.

Un cúmulo de precipitaciones originado en tres capas de nubes superpuestas cubrió la ciudad en un día que impidió el refugio. Un manantial de horas que arrasaron con lo que había.

Paulatinamente y en dos días más fueron muriendo la mayoría de los náufragos.
La humedad.

Quedó la doncella, que aún busca a su hermano.
Quedó el trovador que se refugiaba en un monte, solitario.
Quedó el albino, el viejo albino que al oír los truenos elevó sus blancos ojos y dijo: “Es la hora, Atlántida está por resurgir”.

5 comments:

maga said...

¨ Quedó el trovador que se refugiaba en un monte, solitario.¨


viste, siempre queda la música
(en el formato que sea)

lindo texto, vecino

Miretti said...

tal vez dejaría de subir y bajar
como un río
de marea
bi polar

maga said...

ey..te quería avisar algo IMPORTANTE

Acabo de volver de tomar una cerveza (adiviná donde) y me enteré que mañana en el Bafici está Tom Waits dando una charla gratuita. Fijate en la página... es a las 6! las entradas se sacan a la mañana...

beso

La maga de Jarmusch said...

de nuevo yo.... encontré ¨la data¨

ENTREVISTA ABIERTA A TOM WAITS
Las Entradas son gratuitas y se retiran ese día en el Teatro P. Alvear a partir de las 10 hs.

18 hs. Teatro Presidente Alvear (Corrientes 1659)

cumplí, beso

La maga de Jarmusch said...

yo...


acabo de re leer tu post en mi blog
avisandome lo de Waits, cuando lo leí a la tarde no entendí de que me hablabas...

y yo me creía original...!!!

bueno, lo que vale es la intención


me voy a dormir que mañana hay que estar temprano
beso