7.5.08

humo sobre el agua

Hace ya tiempo que el humo se nos quedò estancado acà en el Patio.
Que no se va, no se va, se estanca y se hace de vaya uno a saber que pequeñeces subliminales.

En los dìas que siguieron al Primer Solsticio se reanudaron las discusiones tradicionales.

El Arte como Objeto.
Su Rol Comunicador.
El Periodismo.


Todos los debates eran sobremesas de largos asados.
La cosa se ponìa picante y cada vez màs lucida. Porque abundaba la risa, el jolgorio y la intelectualidad sin tabùes universitarios o morales.

Durò dos semanas intensas y asì quedò, ya desde esta ùltima oleada volcànica (pero de la pampa) como un golpe revelador.
Que te deja atònito, detenido a la espera de la digestiòn o eso parecido a la internalizaciòn de una obsesiòn.

Era un jòven nomàs (siempre hay tiempo para ser màs jòven) cuando pasaba los ratos dandole vueltas al horror ante la religiòn.
La estupidez humana llevada a la concretitud. Digamos, donde hay un hueco tiraremos elegantes mitos.
La proliferaciòn capitalista de los templos maqueta. La desesperaciòn del adicto que se acerca a calmar esa ansiedad que necesita ser reprimida.

Esta idea quedò de los debates:
"la ansiedad necesita ser reprimida"

Si hay ansiedad, hay represiòn. Para mantenerse vivo, nomàs.

Un religioso, un adicto al yoga, un paquero y un barra brava son hijos del mismo padre.Un padre sobreviviente que un dia se fue y dejò una silla sin llenar.

El gran Papi que es el Estado. El gran Papi que es Coca Cola.

Un salto inexplicablemnte fàcil, de ahì al rol del artista y de los medios de comunicaciòn.

El signo de nuestros tiempos es, sin dudas, la publicidad. Desde planos individuales hasta empresariales, pasando por los grupos de rock de barrio hasta las grandes religiones con sus canales de televisiòn y sus diarios.

Como los gobiernos que utilizan la prensa, la televisiòn y la gràfica de los medios de transporte y de la vìa pùblica.

Còmo el periodismo se mueve de acuerdo a las reglas de mercado y la fuente o no de sus ingresos en publicidad.

De porquè Clarìn apoyò cuando apoyò y ahora no.

La devaluaciòn y el piloto de tormentas narco-peronista que te perdona la deuda, te la pesifica.

Te ata de las pelotas, Noble. Tenes que poner buena onda buena onda. Disipado el pacto, apuntaremos a donde las corporaciones apunten, porque al final nosotros somos las corporaciones tambièn.

Con nuestro multimedio funcionando a pleno sin problemas èticos, morales o de profesiòn (de amor por ella) mediando. Y crearemos un gobierno. El verdadero gobierno que la gente quiere ver o el que la gente tiene que ver.

El periodismo no tiene voz. Son los sindicalistas del poder econòmico.

Nunca podrà en esta Noble Asociaciòn Civil ser normal ni potable la "no asunciòn de la bajada de lìnea que sucede cuando uno esgrime signos comunicacionales".
Uno, como artista, como periodista, como ser social, como blogger, como dandy en boliche, como trabajador debe asumir siempre hacia donde apunta su discurso.

Debe intentar clarificarlo.

Asumir, como artista por ejemplo, que hay un momento donde tiene el poder de hablarle a una masa.
Que eso no dista del rol de los polìticos ni de las campañas publicitarias de Odol o de Colgate.

Nos preguntabamos entonces, luego del Solsticio, como aucuñar un periodismo de la contradicciòn.

Un lugar donde se bajen todas las lìneas a la vez. Donde hacerse cargo de la ideologìa del lector no sea una bùsqueda.

Sino aportar elementos crìticos como las opiniones encontradas. Buscar una ciencia objetiva. Lo màs que se pueda.

Imaginabamos un diario con tipos de la màs retrògrada derecha, al lado de una columna de un peronista de barrio, para darle paso en la otra hoja a algun pendejo medio progre que hable de libertad y esas cosas sin sentido en la polìtica.

Un arte disipador de tabùes, sin respeto por absolutamente nada. Que todo lo que pueda afectar la moral pùblica es material de oro para avanzar hacia la modernizaciòn generacional que oxigena el ADN de la cultura de un pueblo.

Que pueda hablar de los desaparecidos y del holocausto con la simpleza y la vivacidad de una fresca y sencilla canciòn de amor.

Y que sea consiente de que no vale nada. Como el diario de hoy. Que sirve hoy y no sirve mañana.

La historia hace su trabajo sin los borrachos, los èticos. Sin los tècnicos ni los que saben. Solo es el clamor popular, que es un invento caprichoso y efusivo de la vida en sociedad.

Del mundo social al que todos pertenecemos.
Ella, la historia, pone en los anales a lo que perdura. Y eso no es menester de nadie.

El humo sigue aquì, vuelve y se va.

Es una nueva realidad que hay que saber afrontar. Como una resaca eterna.

5 comments:

La Celestina said...

completito, reflexivo y para reflexionar...
La ansiedad necesita ser reprimida, bien ahi!
su estilo le es fiel
salud

Rose said...

Me quedo con lo del diario en que trabajan peronistas y retrógrados de derechas. Leí ayer en un diario, una señora que enviaba una carta diciendo que le encantaba tal periodista, porque dice lo que ella piensa. Y yo me planteo, si ella ya lo piensa, ¿para qué necesita leerlo? ¿no sería mejor leer lo que piensan los demás?
En fin, Goma, un post para reflexionar. Me quedo reflexionando!

Lexi said...

no tuve tiempo de leerlo, pero quería saludarte amigo de San Lorenzo!!!!!!!!!!!!!!!
vamoooooooooo!!!!!!!!!!!!!!!!!

mua!

r nazareno said...

está muy bien goma.
hace un año que laburo en radio, y este tema me revuelve mucho. mirá, anoche me apretaron -amistosamente- los dueños de la radio, ya sea por el municipio que amenaza sacar la pauta publicitaria o por si defendés el porro, ahí están, siempre, el estado moral.

Mamerto Tetto said...

Lucido ensayo Goma... merece reflexion y relectura.

Que onda vos? venis bien de garche? porque un texto asi es todo un sintoma de lo contrario papá.