19.4.07

bikini maya

Cuando llueve tanto como llueve últimamente las alfombras respiran mal. Y eso que cada día llueve más.
Está claro que no le podemos pedir a las alfombras que se adapten. Que se transformen levemente para soportar la humedad.
Mi generación está recibiendo el llamado.

Del otro lado del tubo la conciencia social.
"Sí..."
"Disculpá. Mataron a mucha gente, se inundan las ciudades, los mayas hablan del 2012"
"Mirá, ni idea... tocáte una de los desaparecidos".

El tubo no suena más. Se quedó sin tono.

El tono ya no es 440. Antes, en la época anterior, el sonido que emitía el teléfono era el indicado para afinar un La.
Antes y ahora, pero a los de antes, el back up emocional con la historia social, política y bélica tendía un férreo lazo con la conciencia del jóven.
Ahora sabemos que la publicidad se hizo carne. Que lo individual es el signo de los tiempos.

Ni el arte está exento.
Tiene que tomar el duro camino de la noción y el efecto.
El personaje ya es política.

Y la política para los árboles o la política de los dinosaurios son válidas. Pero una soporta la necesidad de ser adherida y contemplada y la otra sólo de ser contemplada.

No es que haya algo mejor. Pero con esta lluvia no se puede hacer muchas cosas más que contemplarla y dejarse inundar.

El amarillismo es necesario. Porque hoy todo es colorido.

Y huele tan mal... Que tal vez veamos temblar la ecología de las alfombras.

4 comments:

Anonymous said...

agua calor frio y moscas!!!
futbol amor sexo y drogas!!!
arte publicidad alegria deprecion!

fuck you telerman!!!!
www.fotolog.com/massiveart

Rose said...

Quizás esté demasiado dormida para entender nada de que escribiste, pero me solidarizo con la arrastrada vida de las alfombras...

Álvarez Gómez said...

Notable, Goma.

Clerigo sexual said...

Se viene la lista de goma, se viene nuevamente el goma denuncia?
slds