30.7.09

peliculas de terror

"Cementerio de animales" tenìa 2 escenas muy jodidas. El pibito satànico que habìa renacido gracias a las fructìferas tierras negras donde, creo que el vecino, habìa recomendado enterrarlo luego del fatìdico incidente con el camiòn, se escondìa debajo de la cama y con un bisturì muy afilado le cortaba el talòn al pobre viejo vecino. Es horrible pensar en el talòn cortado. Matemàticamente angustiante.

Luego habìa una parte donde la madre del niño y mujer del hèroe confesaba la triste historia de "su tìa la cancerosa". Una mujer espantosa languideciendo en una cama, en un cuarto encerrada. Donde la pobre rubiecita debìa pasar sus tardes con Barbies y programas de Las Trillizas de Oro habìa en cambio una responsabilidad oscura. Un destino signado por las malas señales de la naturaleza.

Una pelìcula pesadillezca. Ideal para dormitar malas vibras. No la volvì a ver y estuve asustado un tiempo despuès de verla. El talòn es como rasguñar un pizarròn.

La de la bruja con càmara en mano es un peliculòn, la verdad.
Buen ritmo y buena angustia, los pibes se sacan. Les pasan todas, todo mal.
Que gran idea que tuvieron, espero que se hayan hecho millonarios los realizadores. Seguro que norteamèrica no dejò pasar la oportunidad de premiar a sus microcerebros con un buen fajo de billetes. Eso pasò con la segunda, triste y obvia.

El otro dìa vi una que se llamaba "Too much love will kill you" y sonaba el tema de Brian May por todos lados. Los rulos se movìan como locos al viento y bajo las estrellas.
El fragor del champàn hacìa que todo pareciera irreal, el viento y el frio se colaban por los huesos como si en vez del cine estuvieras ahì, en cualquier esquina de tu barrio.
Mucho amor te matarà.

La moraleja de la pelìcula es simple. En tiempos modernos hay que saber guardar secretos. Hay que saber hacerse invisible. Decir con frialdad cientìfica.
En tiempos como estos hay que aceptar que las malas pelìculas a veces se manifiestan en forma de pesadillas dulces, donde lo que sucede en sì es precioso y sonarìa perfecto en cualquier historia grande. Es aceptar que cuanto màs intentes encontrar la brùjula màs lejos va a parecer siempre el norte y que mientras camines sin peso en la espalda y sin apuro por conseguir eso que tanto buscàs menos urgencia brotarà de cada acto y de cada verso y asì con lentitud las ataduras a cualquier forma de poder y dominaciòn quedarà por fin excenta de peso especìfico en el fluir de las cosas.

En "El exorcista" el terror es sàdico. No es terror, es horror. Es la violencia del crucifijo en la concha lo que mata. El terror santo al sexo, el temor a la divinidad femenina. Todo violado por la intimidante lente de la càmara.

Yo no sè si "Misery" habla de los celos y de la obsesiòn. Pero pobre Sonny, como lo atò la gorda.
Los celos son un puñado de inseguridades con llaves y un candado. Todo listo para atar el objeto a celar. Ahora lo veo con claridad. Los celos son del que cela, del celador, del guardiàn.

Por suerte solo vigilo mi salud mental. Si tuviera por ejemplo que cuidar mi forma y mi estòmago tendrìa algunas preocupaciones que me distraerìan de mi camino. Ahora pienso en escribir un gran guiòn de cine.

La Renga lo decìa en una canciòn ya casi vieja. El final es en donde partì.
Las pelìculas, los cuentos, las canciones y tantos otros fenòmenos que se desarrollan en el tiempo sufren de un principio, un desarrollo y un final. Bàsico.

Por esa misma norma esta pelìcula no puede terminar asì. Con eso de que mucho amor te matarà no asustàs a nadie.
Por eso era tan mala, no significaba nada. La viste, no te asustaste ni ante el horror màximo, te asustò tal vez eso, lo poco que era ante tanto que se intuìa.

Es claro. Volver al lugar al que partiste te hace volver a sentir que podrìas hasta enorgullecerte de que los ciclos que dan armonìa a las cosas sucedan con una nitidez casi intrascendente.
Como si la pelìcula estuviera por empezar.

2 comments:

cajadegoma said...

Bien, volviendo al intercambio.
Por orden de llegada y aquì.

Maga. Que bueno saber de ti y de la poesìa que està sucediendo en Latinoamèrica. Gracias por insistir en esta platea y de adornar nuestros muros con tan bellas plegarias. Felicidades.

Pochoclero. Cuanta confusiòn. El llamado al perro. Tu historia con la Maga. Es eso acaso?

Keizer. Tomo la palabra anoto la promesa y abro mi apetito. Don Lechòn, alguna vez testigo de un sòtano de Rock and Roll, acaso la Perla de Colegiales. Gran cuna de talentos del under porteño! La vida se nos viene encima.

Rose. Es bueno saber que los viejos buenos amigos siguen visitando las artesanìas que aquì se exponen. No sientas envidia, la carne que alli venden que aquì se hace es mejor que la que comemos nosotros. No te dirè sin embargo el lujo patagònico que deglutì, esa es otra historia.

L ... said...

abrió la puerta para ir a jugar?

en buena hora.