9.8.07

Capital

La luz arriba, todo el sol inmaculado y alguna nube por aquì. Millones de autos y sus bocinas. Antes circulaban carretas por acà, los gauchos modernos (los que vivìan por aquì no eran matreros) se saludaban con gesto viril, apenas levantando el sombrero y dejàndo un mano sobre el lazo.
Estacionaban en la pulperìa, cortaban unos pastizales para que la mula no se ofenda y a beber hasta entrada la noche.
La ciencia empezò a descubrir, la humanidad a necesitar confort y la ciudad a mutar. Llegò la era del hormigòn. Llegò la internet, llegò el celular y nunca llegò Dios.
Tal vez un dìa lo veamos, como lo ven esos que chocan en la ruta y se salvan. Esos que aseguran ver el rostro del Todopoderoso a punto de otorgàrles una nueva chance.
"Volvè...volvè para contarles a todos lo grande que soy".

La avenida màs larga del mundo trae dos mil colectivos desde Plaza de Mayo y los lleva hasta quien sabe dònde. Pasa por geografìas e ideosincracias completamente distintas: desde el poder polìtico total hasta este pàramo del contrabando, desde el parlamento hasta la cancha de Velez, de los cafès bacanes hasta las estaciones del tren.

Por debajo nuestro pasa un tren subterràneo de madera. Tal vez el mejor de los subtes porteños. El que abre tarde. El que resguarda un poco de història moderna viva. Un signo de un tiempo pasado, no se si mejor, pero pasado.

Hacia el sur, Jujuy. Derecho hacia la nada. Todo el residuo del barrio se aglomera de ese lado. La droga, las putas, el quilombo.
Es fàcil caminar por ese costado (tu costado, hermosa mìa) y toparse con una pareja de treintañeros completamente pasada a las 3 de la tarde. Merca y paco para todos. Alegrìa, desenfreno y muerte. Estaciones de servicio. La fàbrica de Coca, allà en el fondo de la capital.

Hacia el norte la otra cara de la moneda.

El comienzo es parecido al promedio de la zona. Negocios. Mala calidad y buen precio. De golpe, un local de comidas ràpidas de marcas extranjeras. Burguer King, Mc Donald`s (tu debilidad, amor mìo). Y subiendo hasta Derecho. Hasta la cuna del garca medio. La facultad emblemàtica porteña, la de preciosa arquitectura. Antes, el shopping del diseño y la frivolidad absoluta, el tràfico, y la insipiente diferencia del Sur y del Norte. El constante y notorio proceso de cambio de hàbitat y sociedades (sòlo con observar a las putas de uno y otro extremo alcanza). El barrio judìo a mitad de camino.

Al costado la calle cerrada, el santuario.
Miles de zapatillas en un cable. Un museo lacrimògeno.
El lugar de la mayor tragedia. El lugar de la transgiversaciòn de los valores. La prueba de la incapacidad que tenemos los humanos de ser autocrìticos.
Murieron muchos pibes ahì. Muchos pibes que fueron a escuchar rocanroll. Pibes que no eran pelotudos como piensan sus padres. Vìctimas de la argentinidad. De su propia. De la mìa. De la tuya, mi amor (¿te acordàs que una semana antes pasamos y dijimos de ir a ver algo ahì, cualquier cosa...?). Y el bofe del juicio polìtico y la no responsabilidad nuestra como comuna.

El tren, el emblema de esta plaza. La estaciòn central màs horrible de toda la ciudad. Los vagones para cartoneros. Blancos. Sin asientos. La vìa que marcha hacia el Oeste. Tierra roquera. Y sigue, y pasa el Oeste y se va. Moreno. Viajamos aquella vez este tren. Rumbo a esa quinta de hippies llenos de dinero. A acompañar a tu amiga a seducir a un tipo inseducible.

La plaza.
Los evangelistas predicando.
Las putas caribeñas que te miran y te dicen "¿queres que te la chupe?".
Las miles de personas que o vienen del norte o vienen del sur o vienen del este o vienen del oeste. Todos vienen a Plaza Miserere.

Y yo parado acà. Miràndolo todo. Dandome cuenta que este es tu barrio. Que vine miles de veces para caminar hacia tu hogar allà arriba. En la calle del paìs del norte. No el gran paìs. El chicano.
Esperando encontrarte de casualidad antes de recordar que te independisaste y te fuiste.

Suponiendo que toda esta gente no entiende lo que me pasa porque aquì en la ciudad hay muchos hombres sufriendo por mujeres y eso les quita importancia. Soy uno màs, que màs. No hay respeto, mujer. Y està bien. No podrìa saludar a todos como cuando en el Sur del paìs uno se sube a un bondi y saluda al chofer.

Y asì nomàs.
Entendì que esta plaza es la capital de mi amor por vos.
Y nada màs que eso, en un dìa brillante y soleado. En un invierno crudo como hacìa demasiado no recuerdo.

12 comments:

Lu said...

Someone is there waiting for your song...

Lau said...

ud tiene alma de periodista. me gustó el tono de su descripción/relato.

PD: ese subte es una máquina del tiempo y me encanta.

... invernales.

cajadegoma said...

lu, si? quien?

lau, no se q decirle.

La viuda del ciclista said...

Sigue la vida de goma, quiero ser una goma o un gaucho matrero, hubiese querido ser viril, hombre macho, pero soy niña, rosa y no tan inmaculada como el sol, más bien soy una nube ( de tormenta)
besos.

Lu said...

Alguien... eso me gusta pensar, que hay alguien esperando nuestra cancion, cerca de la plaza o donde sea...

cajadegoma said...

viuda, es usted pura simpatía y buena poesía. un gusto tenerla en la caja.

lu, esperemos q en esa plaza no haya rejas.

laura, sigo pensando en lo del alma de periodista. sigo sin saber q decirle.

lau said...

cambiamos de lau a laura, eso me dice que su cambio no es bueno...

PD: sólo recuerde esta frase "el escritor es un editor de sus propias inquietudes". ud tiene muchas inquietudes y muy buena pluma. y por su alma de periodista, muy buenas crónicas.

PD 2: parece que el de ayer fue un gran show musical. me quedé con las ganas. la próxima espero poder ir.

... invernales.

Alan Murray said...

Es la primera vez que visito su blog don Willem. Y , dejeme decirle, resulto ser algo mas que decente, y algo mas de lo que esperaba por su trayectoria.

No lei todos sus caprichos literarios porque, como decia Ernest Square, "hay un exacto, preciso y unico momento para todo. la mejor forma de hacer algo es haciendolo con paciencia o con prisa, eso lo sabe uno"

Su vision de la capital es tan parcial como tanguera.

acrobata said...

goma: bellisimo relato... y muy dinámico, tal vez merezca una revision primera parte, en que ud narra el buenos aires de antes... aparece dios y la caga... pienselo...
"el barrio judio en el medio"... qué tema el judaismo, no?

laura (o lau?) con o sin querer me da pie para reforzar mi idea que la linea entre un periodista y un artista es tan delgada... se pueden mezclar tan bien... (esto respecto de su anterior publicacion)... ademas coincide con mi lectura de "quien mato a rosendo", libro que se caracteriza principalmente por recopilar datos y mostrarlos (tarea que generalmente se les asignamos a los periodistas) y contarlos de una manera no solo agradable sino exhaustiva...
he dicho.
abrazo grande.

cajadegoma said...

laurete, no se preocupe tanto por su nombre.

alan murray...es ese un nombre de futbolista consagrado o de héroe del blues blanco inglés?
desconozco porq me dice Willem. lo acepto. será un modismo nordico o algo así. muy fino, usted parece ser muy fino. bienvenido a la caja. espero poder mantener el status de decencia.

acrobat reader, primero gracias por acercarte el jueves al show. segundo sos el tipo de público ejemplar: el participativo. el q señala "eh goma, fijate q aca esto y alla lo otro".
3ero, dios en general la caga. es normal.
4to, "hey jude" ese si q es un temazo.
5to ser periodista para un artista es como ser ball boy para un futbolista. desde ya q es compatible, perfectamente. solo necesitas escribir con decencia, como le gusta a alan.

un saludo grande

Catalina Dugli said...

Goma ud. es un romantico. No un periodista, ni nada de eso. Un romantico...
Y ahora la pregunta bardo.
romantico como:
a-Leo Mattioli
b-Ale sanz
c-Ricardo Arjona
d-Ricardo Montaner
e-Joaquin Sabina
F-Joan Manuel Serrat

cajadegoma said...

entre todos esos sin dudas me quedo con leo matiolli.