29.6.07

Las variaciones Schumagger (segunda entrega)

Sr. Gaspar:

Luego de los primeros dos versos de Melchor, meta su primer verso.
Va a estar 3’ así. Primero Melchor, luego Gaspar (ninguna novedad a esta altura de la historia).
Dos veces por minuto emule a una cinta pasada a una velocidad mayor de lo establecido por la sociedad contemporánea. Sugiriéndole esto a usted lo que esto le sugiera. Por que a pesar de ser un intérprete, usted tiene personalidad. Use su criterio, le sugiero (por si no lo posee) hablar rapidísmo, agudizando el timbre.
A los 3’ todo se detendrá para usted. 25’’ después utilice sus nudillos y recree pequeños grupitos rítmicos. De tres golpesitos, de dos, con el primero aca y el segundo allá. Por favor, sea musical. Atienda al desorden de Melchor, use sus silencios y aprovéchelos para generar tramas, tejidos rítmicos (que parezca complejo, que de la ilusión de un poderosísimo poder creativo).
A los 4’ haga un crescendo. Comience a decir palabras (sólo cierre los ojos y diga lo que quiera: sí, si quiere decir culo, puede). Vaya desde un susurro hasta un volumen normal.
A los 4’30’’ verá que Melchor empezó a leer su texto de nuevo. Cuando eso suceda preste atención: cuando él llegue al tercer verso, usted (al mismo tiempo) deberá decir el texto I.
Siga prestando atención porque cuando Melchor reinicie por tercera vez su texto, usted debe volver con el suyo.
Ahora como el comienzo. Intercalen luego del segundo verso de Melchor.
Cuando éste calla, lea un verso más y calle.
Que lo disfrute.
· su texto (II):
No hay pasos salvos
para las ideas nuevas.
(Todo ha sido dicho)
se agota el pensamiento
inexorable
como el tiempo y la ecología.
Hay una columna
que avanza
hacia las ojeras enormes de la eternidad.
Esa consecuencia
de lo exprimido en la historia.
¿Buscar la suplencia de lo atómico
olvidar los reyes de antaño
remasterizar la fe?


Señor Baltazar:

Usted es negro. No pida privilegios.
De modo que leera su texto como un autómata, en voz baja, separando las palabras o frases como quiera (porque usted es un intérprete y en algún lado debe estar su personalidad). Pero lea como si lo suyo fuera una nota pedal. Va a llenar los huecos.
A los 3’ comience a frotar sus dos manos contra el piano. Use las palmas. Emule pasos o relojes. Tic, tac.
A los 4’30’’ verá que Melchor arremete con su texto. Cuando Gaspar entre con su tercer verso, usted entrará con el primero.
Todos leemos el de Melchor. Repita para si: “todos leemos el de Melchor”. ¿Se entendió?
Esto es un canon.
Preste atención: cuando Melchor reinicie por tercera vez, vuelva a lo suyo. Vuelva a su Babilonia. Reivindique su pasado y entréguese como buen pedal que es.
Termine con su texto. En soledad. Calle.
Puede retirarse una vez apagada la luz (o cuando aplaudan).

· Su texto (III):
Vestidos de negro
en un círculo de luz blanca
las armas arco cuerda
son flechas emuladas
disparando a los pilares
que edificaron la sensibilidad
de todos nosotros

ya no pertenecemos al presente

un puente que avanza
ladrillo a ladrillo
desde hoy hasta
mañana

en constructores armados de modernidad
ropa oscura
y un espejo de anarquía simulada

este es un clima nuevo
modificado por la erosión

que hoy nos acorrala
hasta dejarnos inertes
muertos de hambre
hartos

envenenados de vieja pasión
pero construyendo las reliquias del futuro
con violencia
y agresión.

2 comments:

lau said...

no quiero que me malinterprete, así que voy a ser bien clarita:

ME GUSTARON LOS TEXTOS QUE ESTÁN ESCRITOS PARA SER DICHOS POR LOS ACTORES.

jajaja!!

cariños y salutes invernales Goma!

Penelope said...

Goma
Gom
Go
G
Go
Gom
Goma

Le regalo un humile caligrama.
Saludos, espero su valorada opinion sobre el ultimo texto.